Abierto un período de reflexión

reflexionDespués de demasiados días sin publicar nada nuevo, he decidido concederme un período de reflexión y buscar una nueva orientación a esta bitácora. Espero que este paréntesis no sea demasiado largo y pronto vuelva con más contenidos interesantes. Un descanso para la mente, refresco de ideas y dentro de poco de nuevo a la carga.

Gracias por vuestra paciencia.

P.D: si alguien tiene alguna idea o sugerencia sobre los contenidos a seguir en la nueva etapa, o sobre lo que se le ocurra, aquí encontraréis una persona dispuesta a escuchar y conversar.

Salud.

Anuncios

La imbecilidad de las ofertas de empleo engañosas

ofertas-trabajo-estafaCon la que está cayendo, con la de gente que se encuentra en búsqueda activa de empleo, con la cantidad de personas que están dispuestas a trabajar, alguien me puede explicar ¿qué sentido tiene realizar una oferta de empleo que después no responde a lo presentado? Desde mi punto de vista, creo que es una auténtica imbecilidad por parte de la empresa que oferta, por no llamarle estafa, y que incide muy negativamente sobre su imagen.

Mi cabreo viene al caso, ya que ayer mismo sufrí en mi persona una de estas ofertas de empleo engañosas. Os cuento. Después de un año desempleado, después de haber mandado mi currículo a diestro y siniestro, después de haberme registrado en no sé cuántas páginas web de búsqueda de empleo, por fin llegó una cita para una entrevista de trabajo -por supuesto y como era de esperar, no se trataba de nada relacionado con mi profesión de periodistas (en este sector encontrar trabajo es un auténtico milagro)-.

La oferta me llegó a través del portal Infojob (no pongo el enlace porque no se merece promoción por mi parte) y se trataba de una oferta de “atención al cliente”, titulaba textualmente, para Sevilla de la empresa PTV Telecom, dedicada a la venta de servicios de fibra óptica (señal de televisión, telefonía fija y ADSL); en la descripción de la oferta dice: “Empresa de telecomunicaciones precisa cubrir distintos puestos en el departamento de promoción. Se ofrece trabajo estable, formación a cargo de la empresa y unos ingresos medios de 1.500 euros (fijo + incentivos)”, aunque más adelante, en el apartado de salario, especifica “450 € – 3.000€”.

Sin estar muy convencido, con la mosca detrás de la oreja, pero con la necesidad imperiosa y casi enfermiza de encontrar trabajo (uno ha trabajado siempre y no se encuentra nada cómodo desempleado), y  tras haber enseñado la oferta a varias personas que coincidieron en que se trataba de algo relacionado con teleoperadores o como mucho promociones a través del teléfono -mi hemana Cristina, siempre motivadora, me aseguró que “con tu voz seguro que te eligen”-, acudí intranquilo a la entrevista.

Nada más llegar me hicieron rellenar una hoja con multitud de datos personales y laborales, algo que no entendí puesto que en mi ficha de Infojob figura mi currículo completo, pero lo cumplimenté y esperé a que me llamaran; curiosamente delante mía entró una periodista en paro, somos muchos en la misma situación (profesión en período de extinción).

La entrevista la mantuve con un señor de mediana edad, muy amable y educado, algo desaliñado en el vestir (seguro que llevaba muchas entrevistas encima), que en los primeros treinta segundo me espetó que se trataba de venta puerta a puerta y en stand en la calle de los servicios de la empresa. Inmediatamente le dije que yo había acudido a la entrevista de trabajo por una oferta de atención al cliente en la que nada se decía de venta puerta a puerta, a lo que me contestó que tendrían que cambiar lo que se especificaba en Infojob y me preguntó si me interesaba la oferta, no sin antes señalarme que el trabajo que me ofrecía se parecía “como un huevo a una castaña” respecto al que había realizado anteriormente, según lo que indicaba en la ficha.

Evidentemente le dije que no, que hiciera el favor de indicar claramente en la oferta en qué consistía el trabajo y me despedí cortésmente, ya que entendía que el interlocutor no tenía nada que ver con el error intencionado de PTV Telecom en su oferta en el portal de búsqueda de empleo.

Frustrado, cabreado y con cara de pocos amigos tomé camino de Lebrija.

Hoy vuelvo a mirar los portales web de búsqueda de empleo, repaso LinkedIN, escudriño en internet y vuelvo a enviar currículos.

Espero que la próxima entrevista de trabajo, si llega, sea más afortunada.

El número de parados como catarsis colectiva para olvidarse de la situación

Vía eldiario.es.
Vía eldiario.es.

Creo que a nadie la ha sorprendido que el número de trabajadores desempleados haya llegado cerca de los 6 millones al finalizar 2012 (España acaba 2012 al borde de los seis millones de parados) y tampoco que Andalucía sea la comunidad autónoma con más parados con el 35,86 por ciento de la población activa desempleada, es decir, 1.442.600 trabajadores andaluces en paro, solo superada por la ciudad autónoma de Ceuta que cuenta con una tasa de desempleo del 37,84 por ciento; todo según los datos aportados por la Encuesta de Población Activa (EPA), la estadística más fiable en este campo.

Creo que los números, por repetitivos, aun siendo dramáticos, han perdido la fuerza y los andaluces ya han interiorizado de tal forma la situación como irreversible, como intrínseca del sistema económico, como propia de la estructura del mercado laboral andaluz, que por más que esos números y estadísticas sigan aumentando, su efecto, precisamente por su dureza, seguirá siendo más el de una droga calmante que el de una estimulante de la indignación.

El número de parados se ha convertido en el acelerador de una catarsis colectiva que lleva a los ciudadanos a olvidarse de los recuerdos que les perturban la conciencia o el equilibrio nervioso.

Pero al igual que los andaluces se encuentran en estos momentos en esta situación de choque provocada por la misma fuerza de la realidad cotidiana, reforzada por el placebo que todavía implica el colchón de ayuda familiar y las prestaciones y ayudas por desempleo, puede llegar el momento en que la situación llegue a ser tan extrema que la respuesta social no sea otra que la rebelión contra el sistema económico.

El plazo para que esta alternativa comience a tomar forma en la mente de los andaluces puede ser de unos dos años, cuando se agoten todas las prestaciones por desempleo para los parados registrados en 2012 y las familias colapsen económicamente. Entonces, la respuesta de la sociedad será, si el sistema no lo remedia, a través de la violencia y la inseguridad o por medio del enfrentamiento radical contra el poder establecido, si esos ciudadanos llegan a organizarse.

De todas formas, y visto el transcurrir del sistema económico imperante, lo más probable es que, de nuevo, el capitalismo se saque una respuesta de la chistera -siempre coyuntural e insuficiente- que aplaque la furia de los desheredados.

Ya comienzan a escucharse voces que dicen que la crisis económica comenzará a remitir en el segundo semestre de este año y que la recuperación empezará a ser constatable  a partir de 2014.

El sistema se cura en salud.

Europa sigue estando muy lejos de Andalucía

Trazado del corredor ferroviario aprobado por la Comisión Europea.
Trazado del corredor ferroviario aprobado por la Comisión Europea.

En el caso del desarrollo económico de Andalucía, cada vez está más claro que al perro flaco todo se le vuelven pulgas.

La última noticia que sigue esta línea está relacionada con el Corredor Ferroviario del Mediterráneo, su ampliación, modernización y conexión de la cuenca mediterránea española con las líneas del resto de Europa.

Ahora, después de múltiples negociaciones y tras la aprobación definitiva del trazado por parte de la Comisión Europea en octubre de 2011 (El Corredor Mediterráneo unirá Almería y Sevilla a través de Antequera), el Ministerio de Fomento, inexplicablemente y desoyendo las recomendaciones europeas, deja fuera del proyecto a Andalucía (Madrid y Cataluña taponan el brote verde andaluz).

La cuestión no es baladí, ya que la decisión ministerial supone en la práctica dejar aislado al puerto de Algeciras, hoy por hoy, el de mayor tráfico de todo el Estado y potencial objetivo como base de operaciones de las compañías internacionales de transporte de mercancías.

La no inclusión de Andalucía en el proyecto también deja fuera a los puertos de Almería y Málaga y al fluvial de Sevilla, con lo que la opción de Fomento corta de un solo tajo las posibilidades de desarrollo económico en este sector en toda la Comunidad.

Además de esta limitación al futuro del transporte combinado de mercancías, la falta de conexión ferroviaria de estos puntos portuarios andaluces impide también la localización en la Comunidad de importantes compañías internacionales de distribución y, consecuentemente, las posibilidades de generación de empleo que conllevan.

No está el horno andaluz para bollos y sin embargo el Gobierno español desaprovecha una oportunidad única para lanzar la economía de Andalucía -con un coste mínimo y siempre con respaldo de la Unión Europea- que redundaría, entre otras muchas cosas, en el bajada del número de parados, objetivo prioritario del Ejecutivo del PP.

No quiero pensar que se trate de un castigo a Andalucía por no haber logrado los populares llegar al Gobierno autonómico; sería de políticos poco inteligentes, puesto que, al fin y al cabo, sí ganaron las elecciones y hay muchos andaluces que lo votaron, por lo que sería un castigo a gran parte de su propio electorado.

Lo que sí parece claro es que el Gobierno de Madrid no se ha percatado -no ha querido o no ha sabido- de que el Corredor Ferroviario del Mediterráneo en Andalucía es clave para el despegue económico y la superación de la crisis de todo el Estado, es una cuestión de interés general.

Hay que tener visión de futuro y no limitarse al horizonte que marcan las elecciones. Claro que para esto hay que ser estadista y no partidista.

La vuelta a la realidad muestra la dramática situación laboral de Lebrija

Cola a la puerta de las Hermanitas de la Caridad para recoger la bolsa de alimentos.
Cola a la puerta de las Hermanitas de la Caridad para recoger la bolsa de alimentos.

Una vez que se han apagado las luces de Navidad, se han cerrado los belenes, ya no se escuchan villancicos y los estudiantes vuelven a su tarea, Lebrija se despierta de la ensoñación propia de estas fechas para darse de bruces con la realidad más dramática representada en una imagen absolutamente desgarradora como es la de la cola de ciudadanos a las puertas del convento de las Hermanitas de la Caridad en busca de una bolsa de alimentos que les ayude a sobrepasar la cuesta de enero.

Durante toda la mañana del martes 8 de enero de 2013, numerosos vecinos se han agolpado a las puertas del convento para recoger la anhelada ayuda en forma de alimentos básicos. Muchos inmigrantes, pero también muchos vecinos del municipio que hasta hace poco se encontraban en situaciones económicas más o menos desahogadas y en ningún momento se veían en la necesidad de acudir a las ayudas sociales ofrecidas por instituciones públicas y privadas.

Con una población de 27.029 habitantes, según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (http://cort.as/380y), 6.493 ciudadanos censados en este municipio del Bajo Guadalquivir se encuentra desempleados (3.646) o en busca de su primer empleo (4.816), tomando como referencia los datos aportados por Lebrija TV (http://cort.as/3815), lo que supone que el 24,02 por ciento de la población total de Lebrija se encuentra desempleada. Y lo peor es que no hay ni un solo signo que indique que la situación laboral y económica vaya a mejorar.

Así las cosas, mes tras mes, Lebrija se desespera y la juventud solo piensa en salir de un escenario en el que solamente se percibe un futuro de paro y eventualidad laboral , e intentar encauzar su trayectoria laboral en lugares que ofrezcan algo más.

La emigración como alternativa, como prácticamente la única alternativa, ha vuelto con fuerza al Bajo Guadalquivir y el potencial que supone la juventud más preparada de la historia será aprovechado, otra vez, por sociedades ajenas a la cultura lebrijana, con lo que el pueblo se empobrece, el municipio se empobrece y los ciudadanos se empobrecen individual y colectivamente.

Los números de 2012 de Alejandríadas

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 2.100 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 4 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

El neocaciquismo de la alcaldesa de Lebrija o cómo dominar la Administración local

Un momento de la rueda de prensa de la oposición municipal de Lebrija.
Un momento de la rueda de prensa de la oposición municipal de Lebrija.

Una nueva denuncia conjunta de los partidos de la oposición municipal de Lebrija (http://cort.as/3_82) viene a demostrar una práctica abusiva y antidemocrática que se da en este Ayuntamiento desde el inicio de la Transición, una práctica que puede catalogarse de neocaciquil y a la que la actual alcaldesa de Lebrija, María José Fernández (PSOE), le ha dado nuevos bríos (http://cort.as/3_83).

Esta práctica consiste en la convocatoria pública de oposiciones para cubrir puestos nuevos o vacantes de funcionarios municipales. Hasta aquí todo correcto. La irregularidad, por utilizar un término suave, se hace patente cuando ese puesto por el que se ha convocado la oposición pública es cubierto, curiosamente, por la persona que ya venía ejerciéndolo como contratado laboral o eventual, o por una persona afín a la línea política del Ejecutivo local; vamos, que el puesto de funcionario acaba siendo ocupado por alguien con el carnet del partido que gobierna cuando se convoca la oposición o por alguien muy cercano.

Una de las acepciones que la Real Academia Española (RAE) da al término caciquismo es “dominación o influencia del cacique de un pueblo o comarca” (http://cort.as/3_8A); por su parte, Wikipedia especifica que “el cacique […] tiene en la localidad una influencia que deriva de su control sobre los actos de la Administración” (http://cort.as/3_85) y en este sentido es en el que enmarco el término de neocaciquismo como una de las actitudes políticas de la primera edil de Lebrija, a tenor de lo denunciado por la oposición municipal (PP, PA e IU).

Sin duda, la mejor forma de dominar una estructura integrada por personas es colocar a los tuyos en los puestos claves de esa estructura. En el caso de la Administración pública local, los ayuntamientos, un puesto clave es el del secretario del alcalde y si ese puesto es ocupado por una funcionario le da un carácter supuestamente aséptico y objetivo. Si cambia el partido en el gobierno, y consecuentemente el alcalde, ese funcionario afín seguirá como secretario de la Alcaldía y si es trasladado, siempre habrá una persona cercana a los intereses del anterior partido en el gobierno local en otro puesto de la Administración pública, pero siempre ocupará una puesto en esa estructura.

La maldad de la situación provocada por este neocaciquismo fue patente en el Ayuntamiento de Lebrija durante el mandato 2003-2007, en el que el PA gobernó el municipio en coalición con PP y GILE (http://cort.as/3_86). El entonces alcalde electo, Jerónimo Pérez (PA), mantuvo en sus puestos a muchos funcionarios y contratados laborales claramente afines al PSOE, partido que había gobernado prácticamente durante toda la Transición política. La decisión de Pérez fue muy criticada por parte de muchos vecinos que esperaban una revolución interna en el Ayuntamiento, con “cortes de cabezas” incluidos, pero también dentro de las filas andalucistas y de las de las otras formaciones del tripartito.

El tiempo dio la razón a los críticos, ya que era público y notorio que muchos de estos trabajadores municipales afines al PSOE comunicaban directamente a María José Fernández o a sus acólitos los problemas, estrategias y proyectos que se cocían dentro del gobierno local. Esta situación permitió a la actual alcaldesa contar con un nivel de información, incluso confidencial, muy elevado que le posibilitó durante el mandato de Jerónimo Pérez ejercer una oposición con muy buen conocimiento de causa; en definitiva, la información es poder.

Ahora, muchos en Lebrija apuestan por que María José Fernández no se presentará como cabeza de lista del PSOE en las próximas elecciones municipales y, aseguran, esa es la razón por la que quiere dejar bien situado su nivel de influencia dentro del Ayuntamiento.

Otros, muchos sin negar la pronta partida de la alcaldesa a otros niveles de poder político, dicen que en realidad lo que está pasando es que Fernández está comenzando a pagar los favores prestados.

Sea como fuere, lo cierto es que el PSOE sigue siendo el partido con más militantes y simpatizantes trabajando en la Administración pública local de Lebrija.