El neocaciquismo de la alcaldesa de Lebrija o cómo dominar la Administración local

Un momento de la rueda de prensa de la oposición municipal de Lebrija.
Un momento de la rueda de prensa de la oposición municipal de Lebrija.

Una nueva denuncia conjunta de los partidos de la oposición municipal de Lebrija (http://cort.as/3_82) viene a demostrar una práctica abusiva y antidemocrática que se da en este Ayuntamiento desde el inicio de la Transición, una práctica que puede catalogarse de neocaciquil y a la que la actual alcaldesa de Lebrija, María José Fernández (PSOE), le ha dado nuevos bríos (http://cort.as/3_83).

Esta práctica consiste en la convocatoria pública de oposiciones para cubrir puestos nuevos o vacantes de funcionarios municipales. Hasta aquí todo correcto. La irregularidad, por utilizar un término suave, se hace patente cuando ese puesto por el que se ha convocado la oposición pública es cubierto, curiosamente, por la persona que ya venía ejerciéndolo como contratado laboral o eventual, o por una persona afín a la línea política del Ejecutivo local; vamos, que el puesto de funcionario acaba siendo ocupado por alguien con el carnet del partido que gobierna cuando se convoca la oposición o por alguien muy cercano.

Una de las acepciones que la Real Academia Española (RAE) da al término caciquismo es “dominación o influencia del cacique de un pueblo o comarca” (http://cort.as/3_8A); por su parte, Wikipedia especifica que “el cacique […] tiene en la localidad una influencia que deriva de su control sobre los actos de la Administración” (http://cort.as/3_85) y en este sentido es en el que enmarco el término de neocaciquismo como una de las actitudes políticas de la primera edil de Lebrija, a tenor de lo denunciado por la oposición municipal (PP, PA e IU).

Sin duda, la mejor forma de dominar una estructura integrada por personas es colocar a los tuyos en los puestos claves de esa estructura. En el caso de la Administración pública local, los ayuntamientos, un puesto clave es el del secretario del alcalde y si ese puesto es ocupado por una funcionario le da un carácter supuestamente aséptico y objetivo. Si cambia el partido en el gobierno, y consecuentemente el alcalde, ese funcionario afín seguirá como secretario de la Alcaldía y si es trasladado, siempre habrá una persona cercana a los intereses del anterior partido en el gobierno local en otro puesto de la Administración pública, pero siempre ocupará una puesto en esa estructura.

La maldad de la situación provocada por este neocaciquismo fue patente en el Ayuntamiento de Lebrija durante el mandato 2003-2007, en el que el PA gobernó el municipio en coalición con PP y GILE (http://cort.as/3_86). El entonces alcalde electo, Jerónimo Pérez (PA), mantuvo en sus puestos a muchos funcionarios y contratados laborales claramente afines al PSOE, partido que había gobernado prácticamente durante toda la Transición política. La decisión de Pérez fue muy criticada por parte de muchos vecinos que esperaban una revolución interna en el Ayuntamiento, con “cortes de cabezas” incluidos, pero también dentro de las filas andalucistas y de las de las otras formaciones del tripartito.

El tiempo dio la razón a los críticos, ya que era público y notorio que muchos de estos trabajadores municipales afines al PSOE comunicaban directamente a María José Fernández o a sus acólitos los problemas, estrategias y proyectos que se cocían dentro del gobierno local. Esta situación permitió a la actual alcaldesa contar con un nivel de información, incluso confidencial, muy elevado que le posibilitó durante el mandato de Jerónimo Pérez ejercer una oposición con muy buen conocimiento de causa; en definitiva, la información es poder.

Ahora, muchos en Lebrija apuestan por que María José Fernández no se presentará como cabeza de lista del PSOE en las próximas elecciones municipales y, aseguran, esa es la razón por la que quiere dejar bien situado su nivel de influencia dentro del Ayuntamiento.

Otros, muchos sin negar la pronta partida de la alcaldesa a otros niveles de poder político, dicen que en realidad lo que está pasando es que Fernández está comenzando a pagar los favores prestados.

Sea como fuere, lo cierto es que el PSOE sigue siendo el partido con más militantes y simpatizantes trabajando en la Administración pública local de Lebrija.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s