El número de parados como catarsis colectiva para olvidarse de la situación

Vía eldiario.es.
Vía eldiario.es.

Creo que a nadie la ha sorprendido que el número de trabajadores desempleados haya llegado cerca de los 6 millones al finalizar 2012 (España acaba 2012 al borde de los seis millones de parados) y tampoco que Andalucía sea la comunidad autónoma con más parados con el 35,86 por ciento de la población activa desempleada, es decir, 1.442.600 trabajadores andaluces en paro, solo superada por la ciudad autónoma de Ceuta que cuenta con una tasa de desempleo del 37,84 por ciento; todo según los datos aportados por la Encuesta de Población Activa (EPA), la estadística más fiable en este campo.

Creo que los números, por repetitivos, aun siendo dramáticos, han perdido la fuerza y los andaluces ya han interiorizado de tal forma la situación como irreversible, como intrínseca del sistema económico, como propia de la estructura del mercado laboral andaluz, que por más que esos números y estadísticas sigan aumentando, su efecto, precisamente por su dureza, seguirá siendo más el de una droga calmante que el de una estimulante de la indignación.

El número de parados se ha convertido en el acelerador de una catarsis colectiva que lleva a los ciudadanos a olvidarse de los recuerdos que les perturban la conciencia o el equilibrio nervioso.

Pero al igual que los andaluces se encuentran en estos momentos en esta situación de choque provocada por la misma fuerza de la realidad cotidiana, reforzada por el placebo que todavía implica el colchón de ayuda familiar y las prestaciones y ayudas por desempleo, puede llegar el momento en que la situación llegue a ser tan extrema que la respuesta social no sea otra que la rebelión contra el sistema económico.

El plazo para que esta alternativa comience a tomar forma en la mente de los andaluces puede ser de unos dos años, cuando se agoten todas las prestaciones por desempleo para los parados registrados en 2012 y las familias colapsen económicamente. Entonces, la respuesta de la sociedad será, si el sistema no lo remedia, a través de la violencia y la inseguridad o por medio del enfrentamiento radical contra el poder establecido, si esos ciudadanos llegan a organizarse.

De todas formas, y visto el transcurrir del sistema económico imperante, lo más probable es que, de nuevo, el capitalismo se saque una respuesta de la chistera -siempre coyuntural e insuficiente- que aplaque la furia de los desheredados.

Ya comienzan a escucharse voces que dicen que la crisis económica comenzará a remitir en el segundo semestre de este año y que la recuperación empezará a ser constatable  a partir de 2014.

El sistema se cura en salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s