Europa sigue estando muy lejos de Andalucía

Trazado del corredor ferroviario aprobado por la Comisión Europea.
Trazado del corredor ferroviario aprobado por la Comisión Europea.

En el caso del desarrollo económico de Andalucía, cada vez está más claro que al perro flaco todo se le vuelven pulgas.

La última noticia que sigue esta línea está relacionada con el Corredor Ferroviario del Mediterráneo, su ampliación, modernización y conexión de la cuenca mediterránea española con las líneas del resto de Europa.

Ahora, después de múltiples negociaciones y tras la aprobación definitiva del trazado por parte de la Comisión Europea en octubre de 2011 (El Corredor Mediterráneo unirá Almería y Sevilla a través de Antequera), el Ministerio de Fomento, inexplicablemente y desoyendo las recomendaciones europeas, deja fuera del proyecto a Andalucía (Madrid y Cataluña taponan el brote verde andaluz).

La cuestión no es baladí, ya que la decisión ministerial supone en la práctica dejar aislado al puerto de Algeciras, hoy por hoy, el de mayor tráfico de todo el Estado y potencial objetivo como base de operaciones de las compañías internacionales de transporte de mercancías.

La no inclusión de Andalucía en el proyecto también deja fuera a los puertos de Almería y Málaga y al fluvial de Sevilla, con lo que la opción de Fomento corta de un solo tajo las posibilidades de desarrollo económico en este sector en toda la Comunidad.

Además de esta limitación al futuro del transporte combinado de mercancías, la falta de conexión ferroviaria de estos puntos portuarios andaluces impide también la localización en la Comunidad de importantes compañías internacionales de distribución y, consecuentemente, las posibilidades de generación de empleo que conllevan.

No está el horno andaluz para bollos y sin embargo el Gobierno español desaprovecha una oportunidad única para lanzar la economía de Andalucía -con un coste mínimo y siempre con respaldo de la Unión Europea- que redundaría, entre otras muchas cosas, en el bajada del número de parados, objetivo prioritario del Ejecutivo del PP.

No quiero pensar que se trate de un castigo a Andalucía por no haber logrado los populares llegar al Gobierno autonómico; sería de políticos poco inteligentes, puesto que, al fin y al cabo, sí ganaron las elecciones y hay muchos andaluces que lo votaron, por lo que sería un castigo a gran parte de su propio electorado.

Lo que sí parece claro es que el Gobierno de Madrid no se ha percatado -no ha querido o no ha sabido- de que el Corredor Ferroviario del Mediterráneo en Andalucía es clave para el despegue económico y la superación de la crisis de todo el Estado, es una cuestión de interés general.

Hay que tener visión de futuro y no limitarse al horizonte que marcan las elecciones. Claro que para esto hay que ser estadista y no partidista.

Anuncios

Uno de cada tres andaluces está en paro. Ni el turismo puede con el desempleo

El paro por comunidades. Vía El País (http://elpais.com)

Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al segundo trimestre del año arrojan un panorama desalentador en todo el Estado y muy especialmente en Andalucía, donde ya uno de cada tres trabajadores andaluces está desempleado, en concreto 1.362.900 parados o lo que es lo mismo el 33,92 por ciento de la población activa andaluza (http://bit.ly/OgIlA0).

Este dato histórico se ha constatado en un período en el que tradicionalmente las contrataciones en el sector turístico para la época estival paliaban el paro estructural, que con las cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se confirma como mal endémico arraigado en la propia estructura productiva y laboral de Andalucía, por si alguien lo dudaba.

¡Ya no nos alivia la situación ni la llegada de los turistas! La alternativa de trabajar en la costa, principalmente en el sector hostelero, que muchas familias combinaba con contratos eventuales durante el resto del año y prestaciones por desempleo, se ha diluido este año sin que nos hayamos dado ni cuenta. A lo que se une la escasa o nula actividad y el aumento de despidos y ERE en el resto de sectores productivos, incluida la Administración pública.

La gallina de los huevos de oro para Andalucía, el turismo nacional y extranjero, se ha vuelto clueca y aunque sigue empollando con alta temperatura, la incorporación en las estrategias comerciales de técnicas de abaratamiento del producto, la competencia desleal y agresiva, y la contratación de trabajadores no cualificados, buscando la rebaja de los costes, está haciendo que la cáscara de los dorados huevos sea cada vez más fina y su interior guarde embriones cada vez más esqueléticos.

Los datos de desempleo del último trimestre deben hacer reflexionar a las autoridades sobre la necesidad de ir elaborando un plan estratégico de impacto profundo para relanzar el sector turístico, precisamente el que en Andalucía, al menos hasta ahora, ha venido capeando mejor los efectos de la crisis económica.

Mientras el Gobierno central siga defendiendo medidas tan perjudiciales para el consumo como la subida del IVA -en el turismo, del 8 al 10 por ciento y en espectáculos hasta el 21 por ciento-, la Junta de Andalucía, en el ejercicio de sus competencias, podría centrarse en habilitar una línea de ayudas que posibilite salvar el potencial del turismo.

Si se pierde el turismo, Andalucía caerá a plomo.

Aire nuevo en el andalucismo (se espera)

Antonio Jesús Ruiz en el XVI Congreso Nacional del PA. EUROPA PRESS.

La elección del teniente de alcalde delegado de Vivienda en el Ayuntamiento gaditano de El Puerto de Santa María, Antonio Jesús Ruiz, como nuevo secretario general del Partido Andalucista (PA) en la primera fase del XVI Congreso Nacional del PA supone una bocanada de aire fresco en la rancia atmósfera de la política de Andalucía, donde la “novedad” es que el actual presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha sido reelegido como secretario general del PSOE-A o que Amparo Rubiales será la presidenta del partido en Andalucía; vamos, dos recién llegados a la política.

Por contra, los andalucistas del PA, a los que muchos dan por extintos y muchos más desean su extinción, por esta vez, han sabido elegir a una persona joven con las ideas claras que apuesta por la renovación del partido -“crear estructura y hacer partido”, ha declarado (http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-antonio-jesus-ruiz-nuevo-secretario-general-pa-pide-unidad-compromiso-congreso-grietas-20120708190630.html)-, y la recuperación y aumento del espacio político perdido.

Pero además, los andalucistas han sabido pasar página, esta vez sin provocar heridas, no apoyando la candidatura del exalcalde de San Fernando Manuel María de Bernardo, si bien es cierto que por un escaso margen de 19 votos a favor de la de Antonio Jesús Ruiz, y apostando desde un primer momento por la unidad y la integración. El nuevo secretario general lo ha dejado claro: “Las dos candidaturas han muerto” y lo que queda es “volcar los esfuerzos de todos para lograr un andalucismo político más fuerte” y situar a Andalucía “en el espacio que le corresponde”.

Se ha cubierto una etapa importante en el congreso andalucista, la de los cargos, pero ahora queda la realmente fundamental, la aprobación de un documento de Acción Política y Estrategia que abordará la actuación de cara a los próximos años, y que el partido espera que sea “fruto de las aportaciones de entidades, colectivos y ciudadanos de Andalucía”.

Este documento y su defensa ante la sociedad será lo que de verdad permita el resurgimiento andalucista, por eso es tan importante la participación activa en su elaboración de entidades, colectivos y ciudadanos, siendo la única forma de redactar un documento realista que recoja los problemas de la sociedad andaluza y las propuestas concretas de solución que plantea el PA.

Si el documento se elabora de espaldas a la sociedad, sin participación de la ciudadanía de Andalucía, recogiendo solo las aportaciones de los militantes -respuestas más a las luchas internas y a los intereses de familias que a los problemas de los andaluces-, ni Antonio Jesús Ruiz ni ningún otro dirigente andalucista, por mucha voluntad y trabajo que le ponga, logrará salvar al PA del abismo al que se sigue asomando.

Matar a la gallina de los huevos de oro (golpe a Andalucía y Canarias)

Esperando a los turistas bajo el magnolio de la Catedral de Sevilla.

En el momento histórico que vivimos es normal que florezcan los rumores, unos con más base real que otros. Además, si preside el Gobierno central un político, Mariano Rajoy, que se ha caracterizado desde que llegó a la Moncloa por hacer lo contrario de lo que prometió en campaña electoral y por presentar en el Congreso de los Diputados o ante los medios de comunicación las menos explicaciones posibles, esos rumores pasan a tener mucha credibilidad.

Llevamos meses hablando de la posible subida del IVA y en estos días los rumores sobre la subida de los tipos impositivos más bajos, el conocido como IVA reducido, toman cada vez más fuerza.

Uno de los sectores que se vería más afectado por esta previsible subida es el turístico; servicios de hostelería y turismo, pero también transporte y actividades culturales. “El sector turístico asegura que solo entre un 5 por ciento y un 10 por ciento de las empresas turísticas podría asumir una subida del IVA en sus cuentas de resultados sin entrar en pérdidas, al pasar del 8 por ciento al 18 por ciento, lo que supondría el cierre de miles de empresas” (http://www.europapress.es/turismo/nacional/noticia-solo-10-empresas-turisticas-podrian-asumir-subida-iva-20120626182822.html). Según la misma fuente, ” los empresarios turísticos vienen reclamando que se mantenga el IVA reducido para el sector, ya que una subida de 10 puntos en el IVA aplicado cuando la rentabilidad del sector oscila entre un 4 por ciento y un 5 por ciento sobre las ventas es difícil de asumir”.

De llevarse a cabo la subida, las comunidades autónomas más afectadas, por ser las que reciben un mayor número de turistas, son Canarias y Andalucía, precisamente dos de las tres autonomías que registran un mayor número de trabajadores desempleados ( según las estadísticas de mayo de 2012, 26,1 por ciento de la población activa de Canarias y 26,0 por ciento en el caso andaluz).

Si se elimina el IVA reducido para el sector turístico, las empresas se verán obligadas a subir sus tarifas, con lo que se daría al traste con la competitividad que plantean las ofertas de Andalucía y Canarias; consecuentemente, y dado que además la estabilidad comienza a volver a destinos como Túnez o Egipto, vendrían menos turistas y no serían necesarios los actuales equipos de trabajadores de esas empresas, pasándose a una reducción considerable de las plantillas y aumentándose de esta forma el número de parados.

Esta subida del IVA tendrían consecuencias desastrosas para las pequeñas empresas que se han ido constituyendo a la sombra del aumento de la demanda en turismo rural, por lo general negocios familiares y de emprendedores con escasos recursos económicos y financieros, y refugio de muchos trabajadores despedidos de las empresas donde han trabajado durante los últimos años.

Sería, sin duda, un duro golpe a la economía de España, pero muy especialmente a las de Andalucía y Canarias donde los empleos por temporada en el sector turístico suponen para muchas familias más del 50 por ciento de sus ingresos anuales.

Subir el IVA para el turismo será la puntilla que acabe de hundir a Andalucía.